Significado de los adornos navideños

Todo lo que llena nuestros hogares durante la Navidad nació en algún momento determinado y significa algo. A continuación veamos algunos ejemplos:

El concepto del belén actual se lo debemos a san Francisco de Asís, que, en la Navidad de 1223, celebró la misa dentro de una cueva de Greccio en la que había instalado un pesebre con una imagen en piedra del Niño Jesús y un buey y un asno vivos.

La escenificación del belén llegó por primera vez a España en el siglo XVIII, cuando el rey Carlos III hizo traer esa tradición italiana desde Nápoles.

Los villancicos proceden de unas composiciones españolas del siglo XV-XVI que eran cortesanas y versaban sobre temas amorosos. Durante los siglos XVII y XVIII se transformaron en lujosas cantas religiosas y posteriormente aparecieron las tonadillas populares.

El árbol de Navidad se originó en la tradición ancestral del culto a los espíritus de la Naturaleza; simboliza la fecundidad y la inmortalidad y fue cristianizado en la Germania de mediados del siglo VIII.

Los adornos y bolas que se cuelgan actualmente del árbol fueron creadas en el siglo XVIII por los sopladores de vidrio de Bohemia.

Tras la Guerra de los Treinta Años (1618-1648) la tradición del árbol fue reintroducida por los suecos en Alemania. En la primera mitad del siglo XIX el árbol penetró en Austria, Gran Bretaña y Francia. A partir del primer cuarto del siglo XX comenzó a llegar a España.

El muérdago está considerado como un talismán que da suerte y felicidad desde la Antigüedad. La tradición navideña del «ramo de la suerte» se extendió por toda España a partir de finales del primer cuarto del siglo XX.

El tío o tronco de Navidad es la tradición más antigua que se conserva en relación a los rituales propiciatorios del solsticio de invierno.

Las velas representan un elemento propiciatorio capaz de purificar, iluminar y fecundar ilusiones y esperanzas.

A la herradura se le atribuye el poder de proteger y dar suerte.

Las piñas, símbolo de inmortalidad, representan un canto a la esperanza en el futuro.

Las estrellas, en su forma más habitual  representan un emblema protector contra el mal y sirven para atraer la felicidad doméstica.

Las campanas tienen una función purificadora y protectora y expresan el júbilo navideño.

Las manzanas representan un elemento mágico dotado de capacidad propiciatoria para lograr la abundancia de todo lo indispensable.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s